Rasputín, el misterioso hechicero que conquistó a la monarquía rusa

Grigori Yefimovich Rasputin  nació el 9 de enero de 1869, en Prokrovskoie, Siberia. Siempre fue un joven extraño y mal portado, tenía problemas con el alcohol  y no tenía muchos amigos. En 1897 decidió peregrinar al monasterio de San Nicolás de Vertojoturie para iniciar una vida religiosa.

Los rumores lo persiguieron toda su vida, se decía que podía leer la mente y sanar enfermos. Su conducta particular lo convirtió en una de las personalidades más grandes de la época, pero lo que más resalta de su vida es su extraña relación con la familia imperial.

Una enfermedad terrible

El nacimiento del príncipe heredero había sido una noticia fantástica para la familia imperial, después de cuatro niñas (Anastasia, Tatiana, María y Olda) finalmente había nacido un heredero al trono, pero la alegría se terminó cuando advirtieron que el niño sufría una enfermedad hereditaria llamada hemofilia.

La hemofilia es una enfermedad hereditaria que sólo afecta a los hombres, que evita la correcta coagulación de la sangre. La más pequeña caída, la herida más superficial, podían significar la muerte.

La zarina, estaba bajo un terrible estado de depresión y angustia, puesto que esta enfermedad es transmitida por las mujeres a sus hijos varones. La ascendencia de la familia de Alejandra era hemofílica: su hermano el Duque Enrique de Hesse y su tio el Duque Leopoldo padecían la enfermedad.


Te puede interesar: Rasputín, el miembro masculino humano más grande de la historia (+Fotos)


La familia imperial, sumergida en tristeza, se muda a Tsarkoie-Selo, una mansión aislada, sin muchos lujos en la que vivirían con su hijo enfermo, con el propósito de ocultar la terrible noticia al público. Si se propagaba, anularía su derecho a ser el heredero al trono.

Cuando Rusia perdió la guerra contra Japón, el ambiente político estaba en crisis. Nicolás debía tomar importantes decisiones políticas que le imposibilitaban pasar tiempo con su hijo enfermo. La zarina por su parte, sentía un profundo alivio al tener un lugar a donde huir de tantos problemas bélicos.

A pesar de escapar de sus responsabilidades políticas, en casa la esperaba una realidad aún más terrible: su hijo enfermo sin esperanzas de mejorar. Los doctores habían descartado ya todas las posibilidades. No había manera de salvar al príncipe.

¿Cómo llegó Rasputín a la familia Imperial?

No se conoce con exactitud en qué fecha exactamente inició la relación entre la familia imperial y el campesino misterioso, pero definitivamente causó una buena impresión en los monarcas.

Rasputín era conocido por curar enfermos, leer mentes e hipnotizar personas. En 1907, el pequeño príncipe sufrió una terrible hemorragia, producto de su enfermedad, que casi lo mata. Los monarcas pidieron ayuda al místico mago y después de unos cuantos rezos, el niño mejoró notablemente.

Este milagro iniciaría una relación inseparable entre Rasputín y la familia real.

No todos estaban fascinados con la presencia de aquel extraño forastero en el palacio, pero la relación entre él y los monarcas era incondicional. En 1912  el príncipe sufrió otro episodio, esta vez fue tan fuerte que hasta habían iniciado los preparativos para su posible funeral. Desesperada, la emperatriz escribió a Rasputín –quien estaba en Siberia- y este respondió que el niño viviría, y así fue.

Rápidamente la emperatriz se volvió dependiente del misterioso mago: lo veía como el salvador de su hijo y como un poderoso confidente y consejero. El comportamiento excéntrico de Rasputín creaba rumores en la ciudad, su alcoholismo y su pasión por las mujeres lo hacían parecer un mal ejemplo. La gratitud y admiración de los zares era tal, que rechazaban notablemente todas las calumnias.

Escándalos sexuales

El rechazo de los conocidos de la familia hacia Rasputín, hizo que la emperatriz se aislara. Sólo mantenía una estrecha relación con Anna Vyrubova, su dama de honor. Ambas admiraban profundamente al mago por lo que la relación fluía maravillosamente.

Las dos mujeres no eran las únicas fascinadas por la presencia de Rasputín, el monarca Nicolás también lo admiraba profundamente. La relación entre los 4 era tan fuerte, que comenzaron a rodar rumores en el pueblo de que mantenían relaciones sexuales.

El rumor se avivó cuando se filtraron unas cartas de la emperatriz, dirigidas a Rasputín, en las que decía: “Sólo deseo una cosa: dormir durante siglos sobre tu hombro mientras me abrazas”.

La misteriosa muerte de Rasputín

La Corona estaba indignada por todo lo que estaba sucediendo, ponía en juego el respeto y la credibilidad de la monarquía. Para nadie era un secreto que representaba un peligro para la estabilidad del gobierno y que deseaban eliminarlo.

La versión más repetida de su muerte, explica que el príncipe Félix Yusúpov, conocido por ser el hombre más millonario de Rusia, invitó a Rasputín a una cena en su palacio. El misterioso mago sentía una profunda devoción a la esposa de Félix, Irina, por lo que aceptó alegremente.

Una vez en la cena, le dieron de comer pasteles llenos de cianuro con potasio, una mezcla letal, pero parecía no hacerle efecto. En desesperación, Félix tomó un arma y le dio un tiro en la cabeza, después lanzó su cuerpo al río,  donde se congeló y fue encontrado por las fuerzas policíacas al día siguiente.

Nadie sabe con certeza que sucedió esa noche, lo cierto es que su muerte fue un 30 de diciembre de 1916.

Las profecías de Rasputín

El misterioso hombre durante su vida dijo múltiples profecías terribles sobre temas variados, entre ellos la muerte de la familia imperial y el fin del mundo.  Lo más impresionante es que la profecía sobre la monarquía se cumplió:

“Siento que debo morir antes del Año Nuevo. Zar de la tierra de Rusia, si tú oyes el tañido de las campanas, que te anuncian que Rasputín ha sido asesinado, debes saber esto: Si han sido tus parientes quienes han provocado mi muerte, entonces ninguno de tu familia,  ninguno de tus hijos o de tus parientes, quedará vivo dos años después de mi muerte. Ellos serán asesinados por el pueblo ruso”.

Rasputín fue, en efecto, asesinado el 30 de diciembre de 1916 por miembros de la familia real. Su profecía se hizo realidad 15 meses después, cuando el zar, su esposa y todos sus hijos fueron asesinados durante la Revolución Rusa.

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando

Con información de: NatGeo | GuioTeca | Grandes Protagonistas de la Humanidad: Rasputin- Editorial Carvajal

  • Me encanta 3
  • Me divierte 0
  • Me asombra 8
  • Me entristece 5
  • Me enoja 0