¿Es posible dejar de percibir sabores en tu lengua?

Todos los seres humanos percibimos el mundo que nos rodea a través de nuestros 5 sentidos básicos. El sentido del gusto es un sentido particular que nos permite saborear los alimentos o cualquier cosa que entre en contacto con nuestra lengua. Es un sentido que muchas veces se piensa que no puede fallar y se conocen muy pocas enfermedades relacionados al mismo, sin embargo, estas fallas existen y una de las más conocidas es la disgeusia y la ageusia.

El sentido del gusto comienza con unas pequeñas moléculas que se liberan al saborea, masticar o digerir los alimentos, estas moléculas estimulan las células gustativas encontradas en las papilas de la lengua, el techo de la boca y el revestimiento de la garganta, a su vez estas envían un mensaje al cerebro y se identifican los diferentes tipos de sabores.

La disgeusia, es un trastorno que da la sensación de tener persistentemente un sabor malo, salado, rancio o metálico en la boca. La ageusia por su lado es la ausencia o perdida casi completa del sentido del gusto. Ambos trastornos están caracterizados por afectar todas las estructuras orgánicas involucradas en la percepción de sabores.

Estas alteraciones del sentido del gusto en algunos casos son producidas por problemas genéticos, es decir, la persona nace con ellos, sin embargo en otros casos pueden ser consecuencia de alguna enfermedad, normalmente las relacionadas al sentido del olfato por estar en comunicación directa. Otros pacientes presentan enfermedades como el cáncer que también puede generar este tipo de trastornos.

Posterior a que los pacientes sean diagnosticados, los tratamientos varían. En algunos casos se deben suspender medicamentos, solucionar problemas respiratorios o alergias, cuidar la higiene bucal, y en casos muy aislados tratarse con psicólogos para que el paciente se adapte a vivir con esta carencia.

Los trastornos con el sentido del gusto pueden desencadenar problemas secundarios de alimentación y a su vez una percepción errada de alimentos, provocando otro tipo de enfermedades. Esto debe ser tratado por un profesional a fin de evitar los daños al mínimo.

Por María Gabriela Roa / @Gabyroab / Culturizando

Con información de: nidcd.nih.gov (Instituto Nacional de Sordera y otros desordenes de la comunicación) / wikipedia.org | Foto: Mujer comiendo helado / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1