¡Que nada te cuelgue! Descubre cómo combatir la flacidez de tus brazos

Jul 13, 2017 | Bienestar - Salud - Vida

Por Erika De Paz |

Mi abuela tiene las uñas más hermosas del mundo. Siempre las lleva perfectamente cortadas, limadas y pintadas de colores llamativos. Contrario a lo que se podría pensar, el tiempo no las ha hecho cambiar. Pero sus brazos no han corrido con la misma suerte. Con el pasar de los años, estos se han visto bastante afectados. Y así como su cabello se llenó de canas; y su cuerpo, de kilos; las extremidades superiores de mi abuela se han ido transformando…

Nuestros brazos no se salvan de los efectos del tiempo. Ese tiempo que de manera inclemente nos pasa factura a todos. Los brazos de mi abuela no son los mismos de antes, aquellos de las fotos: ahora la piel le cuelga y está muy estirada. Quizá, la culpa la tengan sus noventa años; después de todo, debe ser complicado mantener los brazos en forma cuando se tiene casi un siglo de vida.

Muchas mujeres saludan y se despiden con extremo cuidado, evitando moverse para disimular la flacidez. Con los años, resulta inevitable la aparición (en mayor o menor medida) de ese par de alas que difícilmente se pueden esconder. La buena noticia es que sí es posible retardar su aparición y, en algunos casos, podemos mejorar su apariencia.

Lo primero que debemos tomar en cuenta para no sentirnos avergonzados de nuestros brazos es la alimentación. Resulta importante comer de manera sana y balanceada si queremos reducir la grasa acumulada en esta parte en específico (así como en nuestro cuerpo en general). Pero esto no es suficiente; también es fundamental ejercitar nuestros brazos (bíceps y tríceps) para tornearlos y hacer que luzcan mejor.

Entre los ejercicios “estrella” para tener los brazos de Madonna están las flexiones. Éstas, además, permiten trabajar nuestro abdomen, pecho y espalda. Igualmente, las pesas constituyen otra de las maneras más populares para combatir la terrible flacidez. Nadar también es efectivo para tonificar esta parte del cuerpo, así como el boxeo. Y quienes prefieran algo menos movido, pueden optar por tomar clases de yoga: unos cuantos saludos al Sol serán suficientes para empezar a definir nuestros brazos.

Es importante señalar que esta flacidez no aparece exclusivamente con el pasar de los años. Algunas personas sufren de esto mucho antes de llegar a la vejez, debido a su estilo de vida sedentario y a la mala alimentación. Asimismo, aquellos individuos que han adelgazado una importante cantidad de kilos, pueden presentar este problema, incluso, de una forma más grave.

En cualquier caso, lo más recomendable es pedir la asesoría de un entrenador que nos indique cuáles ejercicios podemos realizar dependiendo de nuestras condiciones físicas. Asimismo, no está demás complementar esto con la aplicación de cremas reafirmantes ricas en vitamina E, las cuales ayudan a reducir la grasa localizada y nos permiten lucir unos brazos hermosos.

Si somos constantes con el trabajo físico y con la buena alimentación, con seguridad, notaremos resultados en poco tiempo. Empieza a despedirte de las personas sin miedo, y mueve tus brazos libremente. Toma en cuenta estos simples consejos y deja de preocuparte por esa piel extra. ¡Adorarás llevar prendas de vestir sin mangas!

Por: Erika De Paz / IG @ERIKADPS  | Foto: Flacidez / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0