Maravillas del arte: La Gioconda – Leonardo Da Vinci

Nov 23, 2016 | Arte - Cultura General

Alrededor de ella se tejen diversos misterios que involucran la identidad de la modelo, el enigma de su sonrisa, un posible embarazo, el robo que sufrió en 1911, la música que sonaba mientras era pintada y otras curiosidades como imágenes que se esconden dentro del propio cuadro.

La Gioconda es una obra renacentista, considerada la más famosa del mundo. Fue pintada por el artista florentino Leonardo Da Vinci, entre 1503 y 1519, en óleo sobre una tabla de álamo de 77 x 53 cm con la técnica del sfumato, que consiste en olvidarse de los contornos precisos y difuminando los perfiles con una especie de niebla.

El pintor la retocó varias veces durante el tiempo que la tuvo consigo, pero aun así se dice que nunca la terminó.

Se exhibe actualmente en el Salón de los Estados del Museo de Louvre en París (Francia), bajo rigurosas medidas de seguridad, ambientado a una temperatura estable de 20°C para su preservación dentro de una caseta de cristal de 40 mm a prueba de balas.

Para comienzos del siglo XVI fue propiedad del rey Francisco I de Francia. Posteriormente pasó a Fontainebleu, París, el Palacio de Versalles, el Palacio de Tullerías (justo en la habitación de Napoleón Bonaparte) y luego donde está expuesta hoy día.

La hipótesis más aceptada sobre su origen, se relaciona a Lisa Gherardini, esposa de un banquero napolitano llamado Francesco Bartolomeo de Giocondo. De hecho, así es como se presenta la obra en la exhibición.

Su fama es tal que existen varias reproducciones de la original, ha sido versionada por diferentes artistas y han realizado cantidad de parodias de ella. La Mona Lisa es un referente en la historia del arte mundial, apareciendo en programas de televisión, películas, libros, y otros.

El misterio de su sonrisa recae quizás en la forma en cómo Da Vinci la plasmó, dejando una duda constante entre la burla o la melancolía. Con respecto a sus ojos parecen mirar a quien la contempla, pero también como si estuviese viendo a lo lejos. Todo depende del ángulo y la atención con la que se le observe.

El fondo refleja una diferencia entre el equilibro del horizonte del paisaje, donde el lado izquierdo luce un tanto más abajo que el derecho. Y las manos, uno de los elementos más enriquecedores.

Todas esas características contrastan con lo que para muchos críticos es la serenidad que transmite la obra.  Algunos autores del siglo XVII, conciben su sonrisa como una suerte de metáfora que refleja al universo, la risa de la naturaleza. En el siglo XVIII supuso una coquetería y para los siglos XIX y XX, fue pura poesía.

Según un estudio realizado por la Universidad de Amsterdam con un software que mide las emociones considerando los rasgos faciales (diseñado por la Universidad de Illinois), la sonrisa de la Mona Lisa refleja: 83% de felicidad, 9% de molestia, 6% de miedo y 2% de enojo.

Fue robada el 21 de agosto de 1911 por Vincenzo Perrugia con la intención de devolverla a su país de origen, pero fue descubierto y la obra regresó dos años después al Louvre.

la-gioconda

Pialet Narváez | Culturizando
Con información de: Wikipedia / artehistoria / biografíasyvidas / revistadominical | Foto: La Gioconda / Shutterstock