Los códigos de barra y su extraña asociación con el número de la bestia

Oct 07, 2017 | Curiosidades - La Nota Curiosa

Los códigos de barras son esas “líneas” y “números” siempre familiares que se encuentran prácticamente en todo. El primer código de barras fue inventado por el estadounidense Norman Woodland en 1948, sin embargo, su versión final comenzó a emplearse comercialmente en 1973 cuando George J. Laurer inventó el llamado U.P.C. -Código de Producto Universal-.

El UPC es también el código de barras “original”. La UPC fue diseñada para la industria del supermercado. Debido a la gran cantidad de artículos normalmente “retirados” en el supermercado, se necesitaba un método para acelerar y eliminar los errores de caja “humanos”.

Los códigos de barras están formados por siete unidades. Una unidad es negra o blanca. La unidad que es negra se muestra como una “barra”, mientras que la  unidad que es blanca se muestra como un “espacio”. Otra forma de escribir las unidades del código de barras es con el numero “1” para una sola unidad o “barra negra” y el numero “0” para la otra unidad o “espacio en blanco”.

Además, en un código de barras UPC, los mismos números en el lado izquierdo (Código del fabricante) están codificados de forma diferente que los números del lado derecho (Código de producto).

Los números del lado izquierdo son en realidad los códigos “invertidos” o “reflejados” de los números del lado derecho, por ejemplo lo que es una “barra” en el lado derecho, es un “espacio” en el lado izquierdo, esto permite que el código de barras sea leído en cualquier dirección.

El precio del producto registrado con el código de barras se mantiene en la base de datos centralizada de la tienda. La “base de datos de artículos” de la tienda contiene un registro para cada artículo que vende la tienda. El registro del artículo está “codificado” por el código del fabricante y el código del producto (los mismos números que en el código de barras). Cuando el elemento es escaneado por el empleado, un programa de computadora lee el código de barras y convierte las “barras y espacios” en el precio del producto.

Una de las acusaciones más populares con respecto al código de barras es que el número de la bestia o “666” se encuentra oculto en él. Esto se debe a que en los códigos de barra quedan 3 números que no se pueden identificar y la gente los asocia con el “666”. Sin embargo está comprobado técnicamente que ese número no se encuentra allí´.

El inventor del código de barras UPC, George J. Laurer, en su página web contesta sobre esta asociación popular de la siguiente manera: No hay nada siniestro en esto ni tiene nada que ver con la “marca de la bestia” de la Biblia, es simplemente una coincidencia como el hecho de que mi primer nombre y mi apellido tienen 6 letras. No hay conexión con un código de dinero internacional tampoco.

En fin, los códigos de barra son uno de los mejores inventos humanos que han conquistado la vida en todo el planeta tierra, masificándose por cada rincón del mundo.

 

Por María Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de: Av1611.org

  • Me encanta 0
  • Me divierte 1
  • Me asombra 1
  • Me entristece 0
  • Me enoja 1