Catalina la Grande, leyenda política y sexual

Nov 17, 2016 | Curiosidades - Leer para Creer

Catalina la Grande de Rusia pasó a la historia por ser una de las mayores gobernantes del continente y del mundo. Bajo su reinado (1762-1796) logró expandir el Imperio ruso y modernizarlo a tal punto de traer las costumbres francesas a su país en la denominada “edad de la imitación”.

Fue mecenas de las artes, promovió la ilustración, escribió poemas, obras de teatro y compuso óperas. Se denominaba a sí misma “una filósofa en el trono”.

Hizo gala de su ingenio para la política, sucedió a su marido y fue una gran estratega sociopolítica. Pero como todo gran personaje, no estuvo exenta de costumbres un tanto interesantes:

-Se dice que Ekaterina Alekséyevna tenía entre 21 amantes fijos y alrededor de 80 hombres al año, de los que requería sus favores al menos, seis veces diarias.

-Uno de esos posibles amores pasajeros, fue el prócer venezolano Francisco de Miranda durante una visita a Kiev. Aunque se afirma una probable amistad sincera, los rumores hacían eco de una relación romántica entre ambas figuras, quienes se escribían cartas constantemente.

-Prefería mantener relaciones sexuales con sus hombres más jóvenes. Entre ellos se destacan a Aleksandr Dmitriev-Mamonov y el príncipe Zubov, 40 años menor que ella.

-Se comenta que cada hijo que tuvo fue de un padre distinto y ninguno de su esposo Pedro.

-Catalina tenía una habitación erótica. En la Segunda Guerra Mundial, un grupo de soldados soviéticos encontró en el palacio de Tsárkoye Seló, un cuarto secreto decorado con motivos alusivos al sexo.

El salón contenía figuras e imágenes sobre violaciones, pedofilia y zoofilia, falos de diferentes formas y tamaños, y mobiliario con detalles que mostraban escenas pornográficas.

La colección de arte erótico de la familia Romanov era conocida desde comienzos del siglo XX aunque nunca llegó a mostrarse al público, antes de que gran parte de ella desapareciera hacia 1950.

-La leyenda cuenta que la zarina falleció mientras era penetrada por un caballo. Pero está comprobado que sufrió un ataque de apoplejía.

Pialet Narváez / Culturizando
Con información de: abc.es / nosabesnada / Wikipedia / paginasiete | Foto: Wikimedia