El azúcar y su relación con la hiperactividad

Nov 21, 2016 | Salud - Vida

La creencia de que la glucosa afecta el comportamiento de los pequeños es muy popular e incluso ha sido utilizada como un argumento legal en diversos juicios.

Existen varias hipótesis que buscan explicar cómo es que el cambio en el comportamiento está relacionado directamente con este hecho. Sin embargo, la evidencia de un vínculo entre la hiperactividad y el consumo de azúcar es casi nula, así lo asegura la periodista Claudia Hammond, quien realizó un estudio en 1995.

Los investigadores, en aquel entonces, se dieron a la tarea de buscar los mejores análisis sobre el tema, combinaron los datos y los re analizaron.

En la investigación se hicieron varios estudios y se dividieron a los participantes en dos grupos: uno, de niños a quienes se les dio sacarosa o un edulcorante artificial (como el aspartame), después se vigiló su comportamiento inmediato, sin que los niños o los padres supieran si habían consumido azúcar real.

En el segundo grupo, se congregaron a los niños con diagnóstico de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) para conocer si el azúcar les afecta de forma peculiar. Los resultados no pudieron demostrar que el azúcar afectara el comportamiento o el rendimiento cognitivo de ninguno de los dos grupos.

En uno de los estudios, cuyo objetivo principal era evaluar la creencia de los padres sobre el efecto negativo del azúcar en sus hijos, se les dijo a la mitad de las madres que los niños habían tomado alguna bebida endulzada; mientras que a la otra mitad se les dijo que las bebidas contenían realmente un edulcorante artificial, no azúcar.

Entonces, se les pidió a las madres observar y evaluar el comportamiento de sus hijos; las madres que pensaban que sus pequeños habían estado consumiendo azúcar indicaron que los niños eran más hiperactivos.

Además, se notó que las mamás, quienes creían que sus hijos habían consumido grandes cantidades de azúcar, los regañaban y vigilaban más de cerca a diferencia de los demás tutores.

En consecuencia, la supuesta ingesta de azúcar no había cambiado el comportamiento de los niños sino el de sus madres. Así que, por el momento no hay pruebas convincentes de que la cantidad de azúcar que se consume, sobre todo en las fiestas infantiles, haga a los niños más hiperactivos y rebeldes.

Debido a que la ingesta de azúcar ha aumentado considerablemente en los últimos doscientos años y los casos de TDAH se han incrementado recientemente, algunos investigadores aún están buscando una relación entre el alto consumo de azúcar durante un largo período y el TDAH (aún se desconocen las causas exactas del TDAH). Dado que los datos no son claros se necesita mucha más investigación del tema.

Sin embargo, hay un montón de buenas razones para que los niños no consuman demasiado azúcar: problemas dentales y sobrepeso u obesidad.

Con información de: Quo.mx | Niña comiendo dona / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0