La Historia de: La natación sincronizada

Ago 03, 2012 | Historia - La Historia De

Al comienzo del siglo XX, la natación sincronizada era conocida como Ballet Acuático. El primer registro de competición fue en 1891 en Berlín, Alemania. Muchos clubs se crearon en esa época, y el deporte se fue desarrollando de forma simultánea en varios países, incluyendo: Australia, Canadá, Estados Unidos de América y en Europa, Alemania, Francia y España. Además de existir como deporte, muchas veces fue una de las atracciones de los eventos de Music Hall en los grandes teatros de variedades de Londres o Santa Cruz, los cuales eran equipados con enormes tanques de agua para este propósito.

Mientras que en sus comienzos era un deporte exclusivo de hombres, rápidamente se fue convirtiendo en una modalidad femenina. En 1907, la australiana Annette Kellerman popularizó el deporte realizando exhibiciones en Nueva York, en un tanque de cristal como bailarina bajo el agua.

En 1924, la primera competición en Norte América fue en Montreal, Canadá, con Peg Seller como primera campeona. Otras pioneras del deporte fueron: Beulah Gundling, Käthe Jacobi, Dawn Bean, Billie MacKellar, Teresa Anderson y Gail Johnson. Muchas de las competiciones de esos días todavía se desarrollaban en lagos y ríos.

Durante los años 30 del siglo XX tuvieron lugar las primeras competiciones en Alemania, Canadá y los Estados Unidos.

En 1933-1934 Katherine Curtis organizó un espectáculo, “The Modern Mermaids” (“Las Sirenas Modernas”), para Feria Mundial en Chicago, el cual el presentador lo anunció como “Natación Sincronizada”. Está fue la primera mención a este término, aunque Curtis todavía usaba el nombre “rhythmic swimming” (natación rítmica) en su libro Rhythmic Swimming: A Source Book of Synchronized Swimming and Water Pageantry.

A pesar de esto, fue en Estados Unidos de América donde obtuvo mayor importancia y trascendencia con las películas de Esther Williams, famosa actriz de Hollywood y nadadora. A ella se le atribuye ser la gran impulsora de este deporte, por haberlo hecho famoso en sus películas de la década de los 60 del siglo XII, haciéndolo llegar a todo el mundo.

La natación sincronizada femenina es deporte olímpico desde los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1984.

Algunos datos importantes sobre esta disciplina:

• La competencia, o competición, para nadadoras de la categoría absoluta (mayores de 18 años) se divide en dos partes: ejercicio técnico y ejercicio libre.

• Los jueces puntúan la calidad técnica, la gracia, delicadeza, la creación artística en sincronización con la música de ambos ejercicios con un máximo de 10 puntos.

• Las atletas pueden ser penalizadas si tocan el fondo de la piscina, se apoyan en los bordes, si lucen cansadas y no presentan gracia alguna o sonrisa.

• Según la categoría, edad, de las nadadoras el tipo de ejercicio varía.

• Las nadadoras de natación sincronizada pueden escuchar la música debajo del agua a través de bocinas, o altavoces, colocadas en el agua, llamadas subacuáticas.

• Las nadadoras de natación sincronizada no tocan el fondo de la piscina durante las rutinas (en caso de que lo hicieran serían penalizadas en la puntuación final). Los saltos son a pulso.

• Las nadadoras de natación sincronizada mantienen sus ojos abiertos debajo del agua.

• La pieza más importante del “equipo” de las nadadoras de natación sincronizada es el clip (pinzas) que adosan a la parte externa de la nariz (nose clip). Éste sirve para evitar que el agua entre en la cavidad nasal cuando sus cabezas están viradas hacia arriba dentro del agua.

• Generalmente las nadadoras de natación sincronizada mantienen un nose clip extra adherido a su traje de baño, sólo para el caso en que se pierda el que tienen colocado en la nariz.

@Culturizando

Culturizando no se hace responsable por las afirmaciones y comentarios expresados por sus columnistas, anunciantes o foristas; y no reflejan necesariamente la opinión de la misma.
Culturizando se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que por su naturaleza sean considerados ofensivos, injuriantes, fuera de la ley o no acordes a la temática tratada.
En ningún momento la publicación de un artículo suministrado por un colaborador, representará algún tipo de relación laboral con Culturizando.

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0