La cúrcuma: el poder de una simple especia

Ene 09, 2017 | Salud - Vida

Por Erika De Paz |

Muchos podrían confundir la cúrcuma con el jengibre, y es que por fuera son muy parecidos. Sin embargo, el color amarillo que encontramos en su interior es inconfundible. La cúrcuma es una planta originaria de la India; de sus raíces se obtiene una especia del mismo nombre que se utiliza ampliamente en la cocina oriental. No sólo sirve para condimentar comidas; es más que un simple ingrediente: con el tiempo ha ganado reconocimiento en el campo de la salud y la belleza. Sus beneficios son tan milagrosos que, en su país de origen, se le conoce como “polvo sagrado”, y es la especia más valorada en la medicina ayurvédica.

Su compuesto más importante es la curcumina, una sustancia que posee numerosas propiedades medicinales, y la responsable de darle ese color amarillo brillante a esta raíz. La cúrcuma no sólo contiene muchas vitaminas y minerales, algunos expertos han indicado que sus cualidades antioxidantes son incluso más potentes que las de la vitamina E. Y es que esta especia no es un sazonador cualquiera: este polvo de llamativo color esconde numerosos beneficios para nuestro organismo. Consumirlo con regularidad, retrasa la aparición de la enfermedad de Alzheimer, y mejora la circulación sanguínea. También posee propiedades anticancerígenas: existen estudios que demuestran que inhibe el crecimiento del cáncer de piel y de mama.

Considerada por algunos como “la madre de las especias”, la cúrcuma es ideal para reducir los niveles de azúcar, colesterol y triglicéridos en la sangre. Si la consumimos con regularidad, mantiene nuestro sistema digestivo saludable, y regenera las células dañadas del hígado. Es antiinflamatoria, así que es recomendable para las personas que padecen de dolores en las articulaciones. También es un analgésico natural, y sirve para atacar las infecciones virales y bacterianas, aliviar resfriados por su poder expectorante, y fortalecer nuestro sistema inmunológico. Además, es perfecta para combatir y prevenir la depresión: un poco de este polvo sobre nuestras comidas, nos hará sentir muchos más animados y alegres.

Pero sus propiedades no sólo benefician nuestro interior; si queremos lucir hermosos, debemos incluir esta especia en nuestra dieta. Y es que es magnífica como tratamiento de belleza: nutre la piel, mejora su apariencia y le aporta elasticidad, retardando los signos de envejecimiento. Para aquellos que desean bajar de peso, este condimento es mágico: ayuda a acelerar el metabolismo y bloquea la grasa, inhibiendo la formación del tejido graso en las personas.

Afortunadamente, podemos conseguir la cúrcuma en cualquier supermercado, así que es un alimento que resulta bastante asequible. Con sólo consumir tres cucharaditas de esta especia al día, beneficiamos enormemente nuestro organismo. Si te interesa consentir tu cuerpo, comienza a consumirla; tu salud te lo agradecerá.

Erika De Paz / IG @ERIKADPS  |

Foto: Cúrcuma / Shutterstock