«La Caverna» de Los Beatles (+Video)

Feb 09, 2017 | Cultura Pop - Música

Los Beatles tocaron por primera vez, el 9 de febrero de 1961 en La Caverna (The Cavern), – que era un pequeño bar en donde fueron a tocar casi 300 veces más- y donde se presentaron por última vez el 3 de agosto de 1963.

Junto a un viejo almacén, La Caverna era un lugar muy caluroso y no era un espacio muy apropiado para los show musicales. La historia relata que éste sótano empezó siendo un rincón de jazz y luego comenzó a ser sitio para el rock and roll con la finalidad de atraer a los jóvenes obreros de los alrededores.

Este es hoy en día, un lugar obligado para los fanáticos en su recorrido por Liverpool y forma parte de los circuitos turísticos. Una vez dentro se encontrará con gran cantidad de graffitis, afiches, pinturas, firmas, nombres y enormes fotografías que les la bienvenida en este espacio, dedicado plenamente a los cuatro famosos músicos de Liverpool.

Todos los fines de semana hay música en vivo en donde los grupos tocan en un escenario réplica del que había en La Caverna con John, Ringo, Paul y George. Sin duda que es ya todo un lugar emblemático para perennizar el nombre y la historia de Los Beatles y su revolucionaria trayectoria musical de todos los tiempos.

El club se cerró en marzo de 1973 para las obras de construcción de un ferrocarril subterráneo, pero fue reabierto totalmente renovado en 1978 tratando de mantener el aspecto original. Y fue el 14 de diciembre de 1999, cuando el ex Beatle, Paul McCartney regresó al Cavern Club para su último concierto como publicidad de su álbum “Run Devil Run”.

Alan Sytner inauguró el famoso club tomando como inspiración el popular del distrito de Jazz de Paris, el cual albergaba una gran cantidades de clubes ubicados en sótanos, particularmente por su muy buena acústica, y, por qué no, en una especie de alegoría al circuito underground o subterráneo musical que comenzaba a asomar como una fuerza pujante e irrefrenable.

Tras una estadía en Francia, Sytner regresó a Liverpool y deseoso de abrir un lugar similar al Le Caveau parisino, eventualmente encontró un sótano perfecto para el mismo, uno que había sido utilizado como refugio de bombas durante la segunda guerra mundial.

Si bien comenzó como un club de jazz, eventualmente se transformó y en un lugar de encuentro para jóvenes. Sytner terminó vendiendo The Cavern Club a Ray McFall en 1959, tras mudarse a Londres. Las bandas de blues y los grupos beat comenzaron a presentarse regularmente en el club a comienzos de los ‘60. La primer noche beat fue el 25 de mayo de 1960, con la actuación del grupo Rory Storm and the Hurricanes (el cual incluía a Ringo Starr en la batería). A comienzos de 1961, Bob Wooler se transformó en el organizador de las sesiones.

El lugar tomó fama mundial con los Beatles, siendo el martes 21 de marzo de 1961 el día que la banda hizo su primer aparición en el club. El grupo había regresado a Liverpool desde Hamburgo, Alemania, donde habían estado tocando en el Indra y el Kaiserkeller por más de ocho horas cada noche. Su show sobre el escenario había atravesado una gran cantidad de cambios, y algunos integrantes de la audiencia pensaron que estaban viendo una banda alemana.

De 1961 a 1962, los Beatles hicieron 292 shows en el club. Durante 1963, The Hollies tomaron la posta de los Beatles en el Cavern Club. La legendaria banda de Liverpool ya había alcanzado su techo en el club, y había firmado con el productor George Martin para el sello Parlophone, de EMI. La cantidad de actividad musical en Liverpool y Manchester motivó que los productores discográficos, que nunca se habían aventurado mucho más allá de Londres, comenzaran a mirar hacia el norte.

En la década siguiente, una gran variedad de bandas populares se presentó en el club, incluyendo The Rolling Stones, The Yardbirds, The Kinks, Elton John, The Who y John Lee Hooker. La futura estrella Cilla Black trabajó en el vestidor de The Cavern en los días previos a alcanzar la fama.

Un estudio de grabación, Cavern Sound, fue abierto en el sótano de un edificio adjunto, manejado por Nigel Greenberg y Peter Hepworth.

En abril de 1984, el club fue adquirido por el jugador de fútbol del Liverpool F.C., Tommy Smith, en sociedad con Royal Life. Fue reconstruido con muchos de los ladrillos que habían sido utilizados en la construcción original. El nuevo club ocupa el 75% del lugar original. El nuevo diseño se ajustó al original todo lo que fue posible.

Esto fue durante un período de cambios económicos y políticos masivos en Liverpool, y el club sólo sobrevivió hasta 1989, cuando atravesó una dura situación financiera y cerró sus puertas por 18 meses.

En 1991, dos amigos, el profesor de escuela Bill Heckle y el taxista de Liverpool Dave Jones, reabrieron el club. Aún hoy en día administran el club, y a pesar de ser un punto turístico mundialmente famoso, el mismo continúa funcionando principalmente como un centro de música en vivo, si bien cuenta con un DJ en las noches de viernes y sábado. La política musical va desde los ‘60, ‘70, ‘80 y ‘90 al pop clásico, indie, rock y temas de los ranking actuales.

El Cavern Club sigue siendo uno de los más famosos recintos del Reino Unido. En él se presentan cerca de 40 bandas en vivo cada semana, tanto como de tributo como originales, si bien la mayoría toca su propio material.

Entre el 13 de noviembre de 2005 y el 2 de septiembre de 2007, The Cavern fue sede del Festival de Sonidos de los Sesenta, el cual, cada domingo, presentaba cinco bandas en vivo en la primer sala del lugar. El Festival comenzó con la presentación de la estrella de los ‘60 Kingsize Taylor, su mujer Marga Taylor y su amigo Wes Paul.

Además de producir diversos conciertos de gran importancia, The Cavern también presentó un impresionante Festival del ’77, con actuaciones que incluían a The Undertakers, The Mojos, Kingsize Taylor & The Dominoes y otros.

El lugar actualmente opera como un sitio en el cual se paga por tocar, en el cual las bandas pierden un depósito abonado con anterioridad si no alcanzan una cantidad de espectadores de su show, la cual ha sido previamente pactada.

The Cavern también es usado como un precalentamiento para giras, con conciertos semi-secretos anunciados a último momento. Esto los han hecho bandas como Los Arctic Monkeys, Travis, Oasis entre otros.

Foto: Claudio Divizia / Shutterstock.com