¿Qué es la autonepiofilia o trastorno del bebé adulto?

Dentro de todas las parafilias que existen, la autonepiofilia es una de las más extrañas. Se caracteriza porque el individuo que la padece tiene la necesidad de vestirse y actuar con ropa de bebé e incluso llevar pañales, con la intención de ser tratado como tal, esta también es conocida como “trastorno del bebé adulto y amante del pañal”.

Por lo general, los autonepiofílicos suelen ser varones heterosexuales que sienten predilección y placer sexual llevando pañales, el fetiche más significativo de esta parafilia, aunque puede no darse esta fijación por ellos.

En ningún caso las personas que sufren esta parafilia sienten inclinación sexual hacia los niños, solo disfrutan vistiéndose y comportándose como uno, ya sea obteniendo cariño maternal o castigo y desprecio. La persona que cuida al bebé adulto le puede cambiar el pañal, darle el biberón, ponerle crema o polvos en la zona genital, para continuar con caricias y masturbación hasta la consecución del orgasmo.

No existe un solo arquetipo de infantilismo, sino toda una gama de ellos. Algunos fantasean sobre ser libres de culpa, responsabilidad o control, mientras que otros puede que no. Algunos actúan de manera que a veces resultaría difícil diferenciarlos de un bebé, mientras que otros lo hacen de manera que quienes se cruzan con ellos por la calle ni siquiera lo notarán. Los deseos y gustos de los infantilistas varían sobre temas comunes de pañales y niñez.

Se calcula que a 1 de cada 1000 habitantes le gusta sentirse bebé. Un documental de la cadena británica Channel 4, titulado “15 Stone-Babies”, señalaba que existen entre 200.000 y 500.000 bebés adultos sólo en Reino Unido.

Esta parafilia tiene tantos adeptos que es frecuente que se formen círculos sociales de autonepiofílicos para compartir experiencias o encontrar una gran variedad de material audiovisual y fotográfico sobre este campo. Incluso en Holanda existe una tienda de ABDL, que organiza cada año un desfile con productos de Bebé para adultos y al que acude gente de todo el mundo. Asimismo, los ABDL tienen niñeras o cuidadoras que entienden que es solo una fantasía. De hecho, la relación con ellas no tiene una connotación sexual.

Esta parafilia es un mundo extraño y aparentemente inofensivo, muchas personas normales y profesionales ocultan estos tipos de gusto y crean entre ellos grupos de apoyo.

 

Por María Gabriela Roa | @gabyroab | Culturizando

Con información de: Actitudfem.com  |   Muyinteresante.es  |  Wikipedia.org

  • Me encanta 0
  • Me divierte 2
  • Me asombra 4
  • Me entristece 1
  • Me enoja 0