Horrores Humanos: La masacre de judíos de Lublin

Mar 23, 2017 | Historia - Horrores Humanos

Lublin es una ciudad de Polonia, capital del voivodato homónimo. Está situada en las tierras altas del río Bystrytsia, en la región histórica de Małopolska (Pequeña Polonia), y es una de las mayores ciudades de Polonia.

La población de Lublin, en 1939, era de 122.000 personas, incluyendo a 42.830 judíos. La ciudad era un importante centro de la religión, cultura, educación y vida social judía. En 1930 fue creada la Yeshiva Chachmel, que se convirtió en una de las más famosas escuelas rabínicas del mundo.

Antes de la guerra, la comunidad judía tenía 12 sinagogas y aproximadamente un centenar de casas de oración privadas, tres cementerios, un hospital judío, un orfanato para niños, asilos, escuelas y dos periódicos, ambos publicados en yiddish.

En la ciudad se mantenían activas muchas organizaciones judías, y la comunidad judía tenía su propia representación en el consejo de la ciudad; muchas organizaciones comerciales y sociales judías dominaban gran parte del comercio. Los judíos eran propietarios de más del 50% de los talleres y aproximadamente el 30% de las factorías, especialmente en el ámbito del textil, la piel y las joyas.

El 18 de septiembre de 1939, las tropas alemanas entraron en la ciudad, después de una corta batalla en los suburbios y un duro bombardeo el día 8, en el que muchos edificios fueron totalmente destruidos.

El 14 de octubre de 1939, la comunidad judía de Lublin recibió la orden de pagar 300.000 zloty como contribución al ejército alemán. Los soldados alemanes rodeaban a los judíos en las calles y les obligaban a trabajar limpiando las ruinas de los bombardeos y otras tareas por el estilo. Muchos judíos fueron golpeados, torturados y humillados, mientras los soldados alemanes robaban en las tiendas y viviendas judías. Los alemanes destruyeron los libros de la academia talmúdica en Lublin.

El 25 de octubre se llevó a cabo un control en el que se registró que había 37.054 judíos viviendo en Lublin, pero los más jóvenes y los activistas políticos abandonaron la ciudad e intentaron alcanzar la parte de Polonia ocupada por los soviéticos. En noviembre de 1939 se los obligó a usar el distintivo judío, se restringieron sus movimientos y se expulsó de sus casas a los que vivían en la calle principal de la ciudad.

En 1940 las SS y la policía organizaron redadas en Lublin y sus alrededores, en las que miles de judíos fueron enviados a los campos de trabajo, donde fueron empleados en la construcción de la denominada “Muralla Oriental”, las fortificaciones fronterizas entre el Gobierno General y el territorio soviético. Muchos de ellos murieron en las terribles condiciones de esos campos de trabajo, especialmente la mala alimentación, las enfermedades y los malos tratos.

En marzo de 1941, el gobernador de Lublin Zorner, proclamó el establecimiento del ghetto de Lublin, localizado en la zona más pobre y antigua del distrito judío histórico. Días antes del establecimiento del ghetto, aproximadamente 14.000 judíos de Lublin, principalmente los desempleados y los pobres, fueron reasentados en pequeñas comunidades del distrito, aunque muchos volvieron a Lublin. En esos momentos vivían en el ghetto unos 40.000 judíos.

Hasta marzo de 1942 el ghetto no fue estrictamente sellado, aunque antes los judíos no podían acceder a las calles reservadas para los “arios”. Muchas familias judías, particularmente aquellas que eran “especialistas” en diferentes instituciones alemanas, aún podían vivir fuera del ghetto.

Las condiciones en el ghetto, en referencia al abastecimiento de comida, no eran tan horribles como en los ghettos de Varsovia o Lodz, porque tenían contactos con el mundo exterior que les permitían introducir comida en el ghetto. Este comercio alcanzó tal nivel que incluso los periódicos alemanes locales escribían sobre el tema.

Hasta marzo de 1942, muchos judíos de Varsovia escaparon hacia Lublin, creyendo que las condiciones de vida eran mejores. Aunque en parte era verdad, el principal problema del ghetto de Lublin eran las epidemias de tifus y la sobrepoblación.

Desde octubre de 1941, la administración nazi preparó la expulsión eventual de los judíos de Lublin, excepto 25.000 que trabajaban para el ejército alemán, las SS y la policía. En diciembre de ese año, algunos grupos de jóvenes fueron enviados a Majdanek, para la construcción del campo de concentración.

A comienzos de 1942, el ghetto fue dividido en dos partes (A y B). El Ghetto A era conocido como “el gran ghetto”, para los judíos desempleados, mientras que los ocupados y las instituciones del ghetto, como el Judenrat, quedaban en el Ghetto B. Todo el perímetro estaba rodeado de alambradas. Los judíos que vivían en cada uno de los ghettos podían visitar el otro en períodos especiales, sólo durante el día y con un permiso especial.

En el momento de la creación de los dos ghettos, los alemanes ya sabían que los judíos iban a ser deportados y exterminados en poco tiempo en el campo de exterminio de Belzec, que estaba en proceso de construcción, bajo el control de los oficiales delegados de Globocnik. Tiempo antes de que comenzasen las deportaciones, las SS registraron a todos los trabajadores judíos, que recibieron un sello de la Sicherheitspolizei en su documentación; sólo aquellos que tenían ese sello quedarían exentos de la deportación, y fueron trasladados al Ghetto B.

El 16 de marzo de 1942, horas antes del comienzo de la liquidación del ghetto, los representantes de diversas instituciones nazis en Lublin fueron informados de que todos los judíos desempleados serían deportados a Belzec.

Una vez que comenzó la Aktion, muchos judíos, especialmente los ancianos y enfermos, fueron fusilados sobre el terreno. La Gestapo informó al Judenrat de que era responsable de que cada día unas 1.500 personas se presentasen para ser deportadas hacia “el Este para trabajar”. Todos podían llevarse 15 kg de equipaje, junto con sus objetos de valor y joyas. El primer grupo fue trasladado a la Gran Sinagoga, que actuaba como centro de agrupamiento para los judíos deportados; esa misma noche fueron trasladados a la Umschlagplatz, cerca del matadero de la ciudad.

En la mañana del 17 de marzo, los judíos de Lublin comenzaron a ser deportados al campo de exterminio de Belzec. En ese momento, ninguno de ellos conocía el destino final de los deportados, pero pocos días después del comienzo de las deportaciones, un joven desconocido escapó de Belzec, volvió a Lublin y explicó el destino de los deportados. Nadie le creyó.

El 23 de marzo de 1942 los nazis llevaron a cabo lo que se denominó La Masacre de Judíos de Lublin, en la que asesinaron a más de 30 mil personas. De los aproximadamente 42.000 judíos de Lublin, sólo unos 200-300 sobrevivieron a la guerra, escondidos o como supervivientes de diferentes campos.

Con información de Memoriales.net | Wikipedia | Tu History
  • Me encanta 0
  • Me divierte 1
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0