Horrores Humanos: John Wayne Gacy, el Payaso Asesino

May 10, 2017 | Historia - Horrores Humanos

Los payasos (del italiano pagliaccio), esos personajes con vestidos chillones y extravagantes,  comúnmente asociados con circos y cuya función es hacer reír a la gente, han existido desde el antiguo Egipto, muchos son recordados con cariño: desde El Oliver hasta Krusty de la serie animada los Simpsons, otros dan bastante miedo (Pennywise de la novela de Stephen King, It), pero ninguno ha sido tan espantosamente malo y sanguinario como Pogo El Payaso, también conocido como John Wayne Gacy.

Nacido en Chicago el 17 de marzo de 1942, Gacy era el segundo de tres hijos del matrimonio Gacy. John durante su niñez siempre intentó ganar la aprobación de su padre John Stanley Gacy, fallando miserablemente una y otra vez, su madre Marion Elaine Robinson, intentó proteger a su hijo de la mala sangre que le tenía su padre, solo logrando que aparte de la golpizas que recibía periódicamente, se le tildara de “hijito de mamá”.

En 1949, un incidente en el cual el pequeño John y un compañero fueron atrapados abusando de una niñita, dejó en claro que algo no estaba bien en la mente del pequeño. Ese mismo año, el mismo John fue abusado sexualmente por un  amigo de la familia, cosa que mantuvo en silencio hasta mucho después, por miedo a que su padre lo golpeara en castigo.

Enfermizo durante su niñez y posterior adolescencia, John Wayne Gacy, tuvo muy pocos amigos y mientras vivieron en el mismo techo, las burlas y maltratos de su padre nunca cesaron.

A los 18 años el joven Gacy se unió al partido demócrata, de nuevo su padre criticó su decisión y los catalogó de afeminado; Gacy por su parte consiguió una nominación dentro del partido. La inclinación de Gacy por la política se convertirá en una constante en su vida y el mismo John declaró que era producto de su necesidad de ser aceptado por los demás.

En 1962, Gacy abandona su hogar y se va a vivir a Las Vegas como chofer de ambulancia y posteriormente como asistente de embalsamador en una funeraria; durante ese tiempo Gacy vivía en la trastienda de la funeraria y en una oportunidad tiene su primer experiencia homosexual con el cadáver de un joven al que estaban preparando para su funeral.

Esa experiencia afectó tanto a Gacy que inmediatamente llamó a su madre y regreso a su casa en Chicago, donde en 1963 se gradúa de la Northwestern Business College.

Posteriormente, el joven emprendedor comienza a trabajar en una compañía de venta de calzado, en 1964 lo trasladan a Illinois donde conoce a la joven Marlynn Myers, nueve meses después ya eran marido y mujer. El padre de Marlynn compró tres sucursales de Kentucky Fried Chicken y se las dejó a su cargo con la condición de que se mudaran a Iowa.

El joven Gacy, no cesó en sus aspiraciones políticas y se unió a la United States Junior Chambers (también denominados Jaycee), donde comenzó a destacar como un trabajador incansable. Paralelamente, Gacy tuvo su segunda experiencia homosexual, con un colega de esta organización.

En 1965, Gacy fue elegido como vice-presidente de la organización, todo parecía ir bien para el y su esposa, tuvieron a su primer hijo Michael en 1966, seguido por una hija, Christine en 1967, inclusive su padre John Stanley Gacy, se disculpó con él, durante una visita hecha al hogar de los Gacy en Iowa.

Debajo de esta vida de ensueño, se escondía la turbulenta vida dentro del Jaycee, en la cual las drogas, el intercambio de parejas, la prostitución y la pornografía eran regulares en las reuniones de la organización, llegando al punto que John abrió un “club” privado en su sótano, donde organizaba fiestas con sus empleados de KFC, especialmente con aquellos de su mismo sexo, a quienes prefería, frente a las damas.

En marzo de 1968, el castillo de naipes que era la vida de John Wayne Gacy comenzó a tambalearse, cuando el hijo de 15 años de un compañero de los Jaycee, Donal Vorhees, le contó a su padre, que Gacy había abusado de él; el padre de Vorhees, presento la denuncia ante la policía y John fue arrestado.

Durante su arresto comenzaron a salir a la luz muchas de la indiscreciones de Gacy, comenzando con la citada anteriormente, ocurrida en agosto de 1967 y prosiguiendo con un importante número de testimonios de adolecentes que fueron víctimas de la pasión malsana de Gacy.

Durante los interrogatorios, Gacy desechó la acusación hecha por Vorhees, diciendo que se trataba de una campaña de desprestigio inventada por el padre de Vorhees quien era un contrincante político dentro de los Jaycee, ganando defensores dentro de la organización.

Paralelamente, para evitar el testimonio de Vorhees, Gacy le pagó a un empleado suyo llamado Russell Schroeder para que golpeara al joven Vorhees tratando de intimidarlo y así no se presentara en Juicio. Vorhees luego de la golpiza, se fue directo a la policía, que arrestó a Schroeder. Este al verse atrapado, declaró que había sido Gacy quien le pagó para intimidar a Vorhees.

El tribunal ordenó una evaluación psiquiátrica de Gacy; dos doctores lo examinaron durante 17 días, los resultados del estudio, determinaron que John sufría de Trastorno de Personalidad Antisocial, lo que le ocasionaba choques con la sociedad y aunque no tenía un tratamiento efectivo, esto no le impedía ir a juicio.

El 3 de diciembre de 1968, John Wayne Gacy fue condenado a 10 años de prisión por el cargo de sodomía, ese mismo día su esposa Marlynn presentó el divorcio y para suerte de ella y de sus dos hijos, no lo volvieron a ver nunca más.

El 18 de junio de 1970, el tribunal le otorgó a Gacy, la libertad bajo palabra, durante los 18 meses que estuvo en prisión, Gacy fue reconocido como un prisionero modelo, que luchó para la mejora de las condiciones de otros presos. Su padre John Stanley, murió durante su encarcelamiento, dejándolo devastado.

Una vez fuera de prisión John regresó a casa de su madre en Chicago, consiguió un trabajo como cocinero y se mantuvo fuera de problemas hasta que el 12 de febrero de 1971, faltando pocos meses para que su libertad condicional terminase, fue arrestado por asalto a un menor de edad, esta vez John se salva porque el joven nunca testificó. En octubre la junta de libertad condicional de Iowa le otorgó la libertad plena a John Wayne Gacy, con lo cual su prontuario policial quedó sellado. Desde este punto a su posterior detención en 1978, Gacy engañó a todos a su alrededor, sus amigos, colegas y conocidos políticos fueron los primeros en sorprenderse con los macabros hallazgos de la policía.

Volviendo a 1972, John se casó con Carole Hoff, madre soltera de dos niñas y antigua novia de la escuela de Gacy y amiga de su hermana menor; solo dos semanas después Gacy fue arrestado por asalto al joven Jackie Dee, quien le informó a la policía que  John Wayne Gacy lo había detenido disfrazado de oficial de policía y lo había obligado a entrar en su auto y a realizarle sexo oral, sin embargo estos cargos fueron retirados luego que el agraviado intentó chantajear a Gacy para que retirar los cargos.

Ese mismo año Gacy inició un negocio de construcción PDM Contractors, que comenzó como un negocio pequeño pero gracias a su talento para hacer dinero lo hizo crecer de manera exitosa convirtiéndose así en un hombre de una posición económica bastante cómoda.

Los vecinos de Norwood Park, donde vivía la familia Gacy, consideraban a John como un pilar de la comunidad, su facilidad en lo político lo hizo involucrarse activamente en numerosos actos del Partido Demócrata, llegándose a fotografiar con la primera dama de entonces Rosalynn Carter, quien le dedico la foto personalmente a John, en donde se ve a su lado con el pin que entregaba el servicio secreto cuando alguien había sido revisado y era completamente seguro.

Además de la política, John se unió a Moose Club,  una logia local que tenía un capítulo donde sus miembros regularmente se disfrazaban de payasos para visitar niños enfermos en el hospital, John se convirtió en ese momento en el infame Pogo El Payaso.

Para 1975, la esposa de Gacy, Rosalynn comenzó a notar que este siempre estaba invitando muchachos a su garaje, al enfrentarlo a esto Gacy le confesó que era bisexual, lo que terminó de romper el matrimonio y en 1976 se divorciaron.

El 11 de diciembre de 1978, John Wayne Gacy entró en la farmacia del Sr. Phil Torf en Des Plainese a discutir una remodelación, mientras hablaban de lo que iban a hacer, Gacy notó que había un joven de unos 15 años cerca, así que le dijo al Sr. Torf que su compañía siempre contrataba jóvenes de la zona para estos trabajos.

Robert Jerome Piest, el joven de 15 años que se encontraba en la farmacia, le dijo a su madre que un constructor le quería hablar sobre un trabajo y que ya regresaba, salió de la farmacia y nunca regresó.

Su familia lo denuncio en la policía como  persona perdida, inmediatamente la policía se trasladó a la farmacia, donde el dueño les dijo a los policías que el contratista en cuestión se llamaba John Wayne Gacy.

La tarde siguiente la policía llegó a la casa de Gacy, pero cuando lo interrogaron acerca del joven, este negó haber hablado con él y les dijo que en la mañana iba a ir la estación de policía a dar su declaración.

Algo en Gacy llamó la atención de los oficiales así que decidieron revisar sus antecedentes, para sorpresa de ellos encontraron que Gacy había sido encarcelado por sodomía en Iowa.

El 13 de diciembre, una revisión de la casa de Gacy ordenada por un juez ayudó a hundir la fachada de buen ciudadano de John, se encontraron un anillo de clase de 1975 con las iniciales J.A.S, varias licencias de conducir, esposas, libros sobre la homosexualidad y la pedofilia, una inyectadora, ropa de talla pequeña, un arma y un recibo de revelado de la farmacia donde Robert Piest trabajaba.

La policía confiscó el vehiculo de Gacy, así como los vehículos de la empresa y se ordenó la vigilancia permanente  del sospechoso.

Al día siguiente el empleado de PDM, Michael Rossi llamó a la policía para reportar la desaparición de uno de los trabajadores de la empresa propiedad de Gacy, Gregory Godziks y además les informó que otro empleado de la compañía llamado Charles Hattula había sido encontrado ahogado en el río Illinois el año anterior.

El cerco a Gacy cada vez era mayor, mientras más investigaba la policía, más cosas sospechosas encontraba, el auto de Gacy fue revisado a fondo y cuando utilizaron perros policías para olfatearlo buscando rastros del joven Piest, estos reaccionaron positivamente.

Gacy por su parte y siempre confiado intentó ganarse la confianza de los detectives asignados a su vigilancia, invitándolos a beber y a comer con él y llegando al punto de decirle a uno de ellos que “…sabes…los payasos pueden salirse con la suya”.

El 19 de diciembre, luego de una segunda entrevista con Michael Rossi, la policía logró una segunda orden de allanamiento a la residencia de Gacy, pero este, astuto como siempre, presentó una demanda contra la Policía de Des Plaines, que retrasó la orden de allanamiento.

Esa tarde,  los detectives a cargo de la vigilancia, entraron a la residencia por invitación de Gacy, mientras uno de ellos lo distraía, el otro oficial procedió revisar la casa, al entrar en el baño aprovechó para usar sus instalaciones, al bajar la cadena sintió el olor a descomposición proveniente de los ductos de ventilación.

El 20 de diciembre, durante los interrogatorios a los empleados de Gacy, la policía determinó que de haber un cuerpo enterrado en la residencia, debía encontrarse en en el espacio entre la casa y el suelo.

Ese mismo dia, Gacy bajo los efectos del alcohol no pudo más y durante una reunión previamente pautada con sus abogados, señaló un periódico donde estaba la noticia sobre la desaparición del joven Piest y les dijo “el chico está muerto, está en un rio”.

Así comenzó una larga y loca confesión donde Gacy declaró que había sido “Juez, jurado y ejecutor de muchos”, les dijo a sus abogados que había matado a casi 30 personas, luego de hablar durante horas, cayó desmayado en la mesa, luego se levantó y les dijo: “debo irme a atender mi negocio”, estos trataron de persuadirlo a que se internara en un hospital psiquiátrico, pero Gacy simplemente salió de la oficina.

Luego de salir de la oficina de sus abogados, Gacy comenzó un extraño viaje de despedida por la ciudad, primero manejó a una bomba de gasolina donde le entregó una bolsa de marihuana al encargado Lance Jacobson y le dijo “mi fin se acerca, me van a matar”, luego condujo hasta la casa de otro contratista conocido llamado Ronald Rhode, entró a su sala, lo abrazó se puso a llorar y le dijo “maté mas o menos a 30 personas”, luego siguió este extraño viaje que terminó en el cementerio donde estaba enterrado su padre.

El 21 de diciembre, el juez firmó la orden de allanamiento y la policía entró a la casa del Payaso Asesino.

En el subsuelo que se encontraba inundado, encontraron un brazo, inmediatamente detuvieron por asesinato a Gacy, éste una vez bajo custodia confesó haber matado entre 25 y 30 jovenes, empezando por Timothy McCoy en 1972.

Las excavaciones comenzaron el 22 de diciembre con la ayuda del mismo Gacy, entre esa fecha y el 29 de diciembre se encontraron 27 cuerpos, 26 se encontrában en el mencionado subsuelo, el numero 27 fue encontrado bajo el concreto del piso del garaje. El 9 de marzo  de 1978 encontraron otro cuerpo en el patio bajo la parrillera, una semana después encontraron otro bajo el piso del comedor, 3 cuerpos más fueron dragados de un rio cercano.

El 6 de febrero de 1980 comenzó el juicio de Gacy en Chicago. En este se declaró inocente, alegando problemas de orden mental. Sin embargo, su testimonio fue rotundamente rechazado, ya que se le realizaron estudios, dando resultados negativos, es decir que no tenía ni padecía de problemas mentales. Su abogado argumentó que John tenía lapsos de locura temporal en el momento de cada asesinato, pero antes y después, recobraba la normalidad para atraer y disponer de las víctimas.

En un momento del juicio, la defensa de Gacy intentó afirmar que los 33 asesinatos fueron muertes accidentales como parte de una asfixia erótica, pero el forense del condado de Cook demostró con evidencia que estas afirmaciones eran imposibles. Además, Gacy ya había confesado a la policía y era incapaz de suprimir tal evidencia.

John Wayne Gacy fue hallado culpable el 13 de marzo y fue sentenciado a 21 Cadenas Perpetuas y 12 Penas de muerte.

Durante 14 años que Gacy estuvo esperando su ejecución, comenzó a pintar y sus obras llegaron a venderse en 20.000$.

Fue ejecutado por inyección letal el 10 de mayo de 1994. Sus últimas palabras, que revelan su personalidad y su no arrepentimiento por sus crímenes fueron ¡Bésenme el culo! ¡Nunca sabrán dónde están los otros!

 

Víctimas:

  • Timothy McCoy (15) 3 de enero de 1972
  • John Butkovitch (17) 29 de julio de 1975
  • Darrell Sampson (18) 6 de abril de 1976
  • Randall Reffett (15) 14 de mayo de 1976
  • Samuel Stapleton (14) 14 de mayo de 1976
  • Michael Bonnin (17) 3 de junio de 1976
  • William Carroll (16) 13 de junio de 1976
  • Rick Johnston (17) 6 de agosto de 1976
  • Kenneth Parker (16) 24 de octubre de 1976
  • William Bundy (19) 26 de octubre de 1976
  • Gregory Godzik (17) 12 de diciembre de 1976
  • John Szyc (19) 20 de enero de 1977
  • Jon Prestidge (20) 15 de marzo de 1977
  • Matthew Bowman (19) 5 de julio de 1977
  • Robert Gilroy (18) 15 de septiembre de 1977
  • John Mowery (19) 25 de septiembre de 1977
  • Russell Nelson (21) 17 de octubre de 1977
  • Robert Winch (16) 10 de noviembre de 1977
  • Tommy Boling (20) 18 de noviembre de 1977
  • David Talsma (19) 9 de diciembre de 1977
  • William Kindred (19) 16 de febrero de 1978
  • Timothy O’Rourke (20) 16–23 de junio de 1978
  • Frank Landingin (19) 4 de noviembre de 1978
  • James Mazzara (21) 24 de noviembre de 1978
  • Robert Piest (15) 11 de diciembre de 1978
Por Federico Capocci | Exclusivo para Culturizando
  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 2
  • Me entristece 0
  • Me enoja 4