Horrores Humanos: El extraño caso de la periodista sueca Kim Wall

Sep 01, 2017 | Historia - Horrores Humanos

Kim Wall era una periodista sueca, de 30 años de edad, que fue reportada como desaparecida desde el 11 de agosto del presente año tras abordar un submarino privado para entrevistar a su dueño, Peter Madsen.

Días posteriores a su desaparición se anunció su muerte debido a un accidente que ocurrió mientras se encontraba en la embarcación, esto según Madsen que es acusado como el principal sospechoso de homicidio asistido.

Todavía no existe una versión clara sobre esta muerte, son muchas las especulaciones del caso y recientemente se encontró un tronco sin cabeza ni miembros que efectivamente pertenece a la joven.

“Esa parte del cuerpo fue lastrado con una pieza de metal para que permanezca en el fondo del agua”, declaró un responsable de la policía de Dinamarca.

El principal sospechoso del asesinato es Peter Madsen dado que supuestamente era la única persona que se encontraba con la periodista. Sin embargo, salió recientemente un comunicado en donde se da a conocer que junto a ellos iba a una tercera persona, a pesar de eso no hay reportes oficiales.

Madsen se ha encargado de dar múltiples versiones de los hechos, en un primer momento, afirmó haber dejado a la joven en la punta de la isla de Refshaleoen, en Copenhague, la noche del 10 de agosto. Poco después, ante la presión policial, terminó por reconocer que “hubo un accidente a bordo que provocó la muerte de Wall y que había tirado su cuerpo al agua en un sitio indeterminado de la bahía de Koge”, a unos 50 kilómetros al sur de la capital danesa.

Es importante destacar que se ha encontrado abundante sangre de Kim Wall a bordo del submarino. Para tratar de encontrar “los brazos, piernas y cabeza cortados deliberadamente”, decenas de buzos y especialistas recorren una y otra vez el trayecto que supuestamente hizo el submarino, hasta ahora sin éxito.

Para la policía, el sumergible fue hundido intencionalmente. Ahora deben probar qué le pasó a la joven mujer.

Además de la extraña muerte, el propio Madsen afirma que el submarino tiene una “maldición” desde que fue construido de forma artesanal en el 2008. “Esa maldición soy yo. Jamás habrá serenidad a bordo del Nautilus mientras yo exista” afirmó Madsen.

 

Por María Gabriela Roa | @gabyroab |Culturizando

Con información de: Laopinion.com  |  Elprogreso.galiciae.com  |  Cnnespanol.cnn.com

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 3
  • Me entristece 1
  • Me enoja 0