10 de los lugares más misteriosos de la Tierra

Existen tantos lugares en el mundo como historias que contar sobre ellos. Algunos sitos se destacan por su belleza, otros por su población y muchos otros por ser escenario de leyendas e historias extrañas. Aquí, diez de los lugares más misteriosos del planeta.

La Isla de Pascua
La Isla de Pascua se encuentra en la Polinesia y pertenece a Chile. Ubicada en el medio del Océano Pacífico, se transformó en un gran atractivo turístico por sus misteriosos “moai”, vestigios de la etnia Rapanui. La mitología de este lugar presenta características únicas, ya que por estar aislada del resto de las poblaciones de la zona, las tradiciones orales de las culturas vecinas no han llegado a ella. Gracias a su historia particular y a sus tenebrosas estatuas, este lugar se ha transformado en un gran atractivo para quien busque aventura y misterio.

Zona del silencio
Este lugar se encuentra en el “Bolsón de Mapimí”, entre los estados mexicanos de Chihuaha, Coahuila y Durango. Para ser más precisos, entre los paralelos 26 y 28. Esta superficie se ha ganado su nombre, Zona del Silencio, por la creencia popular de que allí las transmisiones de radio no funcionan. Este fenómeno tiene lugar porque durante los años 70 un misil de pruebas Athena lanzado desde una base militar cerca de Green River, Utah, perdió el control y cayo en esta zona. Como el cohete transportaba elementos radioactivos, se sostiene que en la zona ocurren fenómenos extraños.

El camino de la muerte
El Camino a los Yungas, también llamado Camino de la Muerte, es una ruta de aproximadamente 80 kilómetros que une la capital de Bolivia, La Paz, con la región de Los Yungas, al noroeste del país. Este lugar se ganó una triste fama por ser la carretera con más accidentes y muertos del mundo (alrededor de 100 personas muertas por año). Este peligroso camino fue construido en la década de 1930, por esclavos paraguayos de la Guerra del Chaco. Actualmente, existe una nueva ruta que suplanta a la de la Muerte. Por su parte, el Camino a los Yungas se transformó en un gran atractivo turístico.


Centralia
Centralia es un pueblo fantasma del Estado de Pennsylvania, en Estados Unidos. De acuerdo a los datos censales, en el año 1981 este lugar tenía cerca de mil habitantes. Según cuenta la historia, sus pobladores fueron abandonando la ciudad luego de que una mina abandonada se prendiera fuego en 1962 y fallaran los sucesivos intentos por apagarla. El incendio sigue activo bajo tierra y, ante la gravedad del asunto, los citadinos decidieron emigrar del lugar, que quedó reducido a pueblo fantasma. Actualmente, la única evidencia que hay del fuego subterráneo son unas chimeneas al subterráneas que expelen humo en el sur del municipio.

Las Ruinas de Baalbek
Baalbek es una localidad ubicada al este de Beirut, en el Líbano. Allí se encuentra una terraza que lleva el mismo nombre, formada por una plataforma de enormes losas. Lo que llama profundamente la atención de este sitio es que algunas de estas losas miden 20 metros de lado y pesan casi 2.000 toneladas. El misterio en este lugar radica en que ningún arqueólogo ha podido brindar una explicación convincente sobre la construcción de este monumental edificio. Los bloques que forman la terraza tienen un peso que ningún mecanismo actual tiene la posibilidad de trasladar, por lo cual la ciencia y la arquitectura actual no tienen respuestas para este antiguo misterio.

Stonehenge
Stonehenge es un monumento ubicado en el condado de Wiltshire, en Inglaterra, cerca de la ciudad de Salisbury. Este lugar data del neolítico y se cree que forma parte de un complejo mayor, del que sólo quedó en pie una porción. Formado por enormes bloques de piedra metamórfica dispuestos en cuatro circunferencias concéntricas, los arqueólogos suponen que fue construido con fines astronómicos (para predecir las estaciones), religiosos ( a modo de templo) o funerarios (como monumento a los muertos). Una curiosidad de esta misteriosa construcción es que durante el solsticio de verano, el Sol salía justo atravesando su eje.

Göbekli Tepe
Göbekli Tepe – en turco “colina panzuda” – es un santuario que se ubica en lo más alto de una cadena montañosa ubicada a 15 km al nordeste de la ciudad de Sanliurfa (antigua Urfa/Edessa), en el sudeste de Turquía, cerca de la frontera con Siria. Este sitio data de 15 mil años atrás, cuando los últimos nómades de la zona lo levantaron y se transformó en el templo más antiguo del mundo. De acuerdo a los arqueólogos, el santuario fue deliberadamente enterrado y abandonado por 500 años. Gracias a su descubrimiento, se pudo echar luz sobre el neolítico euroasiático.

Chavín de Huantar
Chavín de Huantar es un sitio arqueológico ubicado en la provincia de Huari, en el departamento de Ancash, Perú. Este lugar, ubicado en la confluencia de los ríos Huacheksa y Mosna, en la cuenca alta del río Marañón, fue el centro de la cultura Chavín. Al parecer, y según lo sostienen expertos, este monumento es paradigmático a la hora de observar la ingeniería y capacidad de construcción que tenían las culturas precolombinas. Chavín Huantar es considerado como el más importante centro de peregrinación del mundo de las cordilleras. Es, también, uno de los testimonios más tempranos de la civilización en América.

El Castillo de Coral
El Castillo de Coral, ubicado en Florida, Estados Unidos, es una misteriosa construcción llevada a cabo por el excéntrico estadounidense Edward Leedskalnin, un inmigrante del lejano país de Letonia. La leyenda sostiene que este extraño personaje construyó el castillo con sus propias manos y valiéndose de artes oscuras. Leedskalnin trabajó solo y siempre en horario nocturno. Para construir su obra maestra extrajo y esculpió alrededor de 1.000.000 Kg de coral. El misterio del lugar radica en que su ideólogo y ejecutor siempre se mostró críptico a la hora de develar el método de trabajo que siguió para darle forma a este edificio.

Craco
Craco es un pueblo de Italia, situado en la provincia de Matera, en Basilicata. Este lugar fue abandonado allá por el año 1975 tras varios sismos que destruyeron la mayoría de sus construcciones. Lo que ha quedado en la actualidad es un paisaje desolador donde se pueden apreciar casas y edificios típicos de cualquier poblado totalmente abandonados a su suerte en el valle. Desde el pie de la colina, la vista de Craco se asemeja a la de un pueblo fantasmal, que seguirá desmoronándose gracias a la actividad sísmica, al aire libre y en total soledad.

Fuente: Ehow