Extrañas enfermedades: Síndrome del acento extranjero

Feb 07, 2017 | Extrañas Enfermedades - Salud - Vida

En nuestros días, con algunas píldoras, un simple tratamiento a seguir y algunos días en la cama es suficiente para terminar con numerosas enfermedades. Otras pueden requerir de algunos tratamientos más complejos, una internación o quizás una intervención quirúrgica, así como más tiempo y paciencia. Finalmente, existen otras que aunque se traten con todos estos elementos, no siempre es suficiente, lo cual despierta gran curiosidad y muchas interrogantes en el ambiente médico. Hoy te presentamos una extraña enfermedad: el Síndrome del acento extranjero.

El síndrome del acento extranjero es una enfermedad rara que generalmente se produce como un efecto secundario de una lesión cerebral grave, como un derrame o una lesión cerebral, aunque dos casos se han reportado como un problema de desarrollo. Entre 1941 y 2009, se han registrado sesenta casos en países de lengua inglesa. Sus síntomas son resultado de la distorsionada planificación de articulación y de los procesos de coordinación.

Para el oído no entrenado, los que tienen el síndrome hablan su lengua materna con acento extranjero, por ejemplo, un hablante inglés nativo estadounidense puede sonar como si hablara con un acento sudoriental británico, o un hablante nativo británico podría hablar con acento neoyorquino. Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Oxford han descubierto que ciertas partes específicas del cerebro resultaron lesionadas en algunos casos del síndrome de acento extranjero, lo que indica que ciertas partes del cerebro controlan diversas funciones lingüísticas, y podrían provocar daños en el tono alterado o en sílabas mal pronunciadas, causando que los patrones del habla tengan un acento que suena diferente. Más recientemente, hay pruebas crecientes de que el cerebelo puede ser crucialmente involucrado en algunos casos con el síndrome del acento extranjero.

Otra teoría es que, a diferencia de un problema como la afasia, los centros del lenguaje del cerebro están completamente al margen. En cambio, la persona ha perdido las habilidades de motricidad fina necesarias para pronunciar los fonemas con su acento de costumbre. Cuando tratan de pronunciarlas, se encuentran que suena como que tienen un acento diferente. Por ejemplo, la dificultad para pronunciar la letra ‘r’ al final de las palabras puede significar que una persona baja al final de las palabras.

Para mantener un sentido de normalidad y de flujo, alguien con el síndrome entonces aumenta el efecto del acento imitando el resto del acento. Dependiendo de qué importancia tiene un cierto fonema para el acento original de una persona, que podrían encontrar hablando en un acento diferente mucho más fácilmente y su usual acento muy difícil de pronunciar después de haber perdido algunas habilidades motoras.

La condición fue descrita por primera vez en 1907 por el neurólogo francés Pierre Marie. Otro de los primeros casos de SAE se encontraba en un estudio checo en 1919.  Otros casos bien conocidos del síndrome de acento extranjero incluyen uno que tuvo lugar en Noruega en 1941 después de una mujer joven, Astrid L., quien sufrió una lesión en la cabeza por una metralla durante un ataque aéreo. Al parecer después de recuperarse de la lesión se quedó con lo que sonaba como un fuerte acento alemán y fue rechazado por sus compañeros noruegos.

Otro caso conocido es el de Judi Roberts, también conocida como Tiffany Noel, que nació y se crio , en Indiana, EE.UU. En 1999, a la edad de 57 años, tuvo un derrame cerebral. Después de recuperar su voz, hablaba con un acento que parecía un acento Inglés, aunque nunca había estado en Gran Bretaña.

Más recientemente, en la edición de julio de 2008 de la Revista Canadiense de Ciencias Neurológicas, los investigadores de la Universidad McMaster publicaron un estudio en el que una mujer de Windsor, Ontario, después de sufrir un derrame, empezó a hablar en lo que algunas personas describen como un acento de Terranova.

En 2008, Cindy Lou Romberg del Puerto de Los Angeles, Washington, que había sufrido una lesión cerebral hace 17 años, desarrolló el síndrome del acento extranjero, tras un ajuste de cuello por su quiropráctico. Una visita al hospital descartó un derrame. Tras esto hablaba con un acento ruso e incluso pareciera cometer errores gramaticales de una rusa hablando en Inglés, como si esta no fuera su lengua materna. Ella apareció el 26 de octubre de 2008, en el Canal Discovery Health en el Show “Mystery ER” y también fue presentada el 31 de octubre en la Edición Interna.

La gente que padece este síndrome parece hablar con restos de varios acentos diferentes, y los oyentes pueden elegir el acento con que están más familiarizados. Aunque no existe cura conocida, terapia de lenguaje produce algunas mejoras para las personas con este síndrome.

Fuente: Wikipedia | Salud 180 | Muy interesante