Extrañas enfermedades: Síndrome del corazón vacacional

Ene 02, 2017 | Extrañas Enfermedades - Salud - Vida

En nuestros días, con algunas píldoras, un simple tratamiento a seguir y algunos días en la cama es suficiente para terminar con numerosas enfermedades. Otras pueden requerir de algunos tratamientos más complejos, una internación o quizás una intervención quirúrgica, así como más tiempo y paciencia. Finalmente, existen otras que aunque se traten con todos estos elementos, no siempre es suficiente, lo cual despierta gran curiosidad y muchas interrogantes en el ambiente médico. Hoy te presentamos una extraña enfermedad: El Síndrome del corazón vacacional.

Se llama Síndrome del corazón en vacaciones, y supone una aceleración del ritmo cardiaco. Este trastorno se diagnosticó por primera vez en el año 1978 y está relacionado con el consumo excesivo de alcohol en un día determinado.

De acuerdo con el sitio ABC.es, se registró por primera vez en las fiestas de Navidad y Año Nuevo, ahora también se ha diagnosticado en periodos largo de vacaciones, como el verano.

Diversos trabajos como ‘The Holidays as a Risk Factor for Death’ realizado por la Universidad de Duke, Estados Unidos, han demostrado que en Navida es el día en que se registran más muertes por un fallo cardíaco, en comparación con otra fecha del año, seguro del 26 de diciembre y el primero de enero, explicó Miguel Ángel García, de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Este síndrome es una arritmia supraventricular que se presenta en las aurículas y suele producirse en personas sanas, jóvenes y sin historia previa de arritmias.

“Aunque el desarrollo de esta arritmia todavía no está del todo definido, sabemos que el alcohol actúa como un tóxico en nuestro corazón. Así, la ingesta de altas cantidades de esta sustancia y en un periodo corto de tiempo (una fiesta, por ejemplo) libera adrenalina y noradrenalina, dos hormonas que provocan una aceleración del ritmo cardiaco” explicó el doctor.

Generalmente, el síndrome de corazón suele estar acompañado con palpitaciones, falta de aire, dolor torácico o mareo. En la mayoría de los casos estos síntomas remiten sin necesidad de tratamiento una vez que el cuerpo ha metabolizado todo el alcohol consumido.

“Aún así, en algunos casos la arritmia puede derivar en fibrilación auricular o ser indicativo de algún evento cardiovascular grave como un infarto, por lo que recomendamos que se pida atención médica cuando notemos estos síntomas”, advirtió García-Fernández.

Fuente: QUO