Junio 28, 2018

¿Conoces los beneficios de las alcaparras?

¿Conoces los beneficios de las alcaparras?

Por Erika De Paz |

Pequeñas, saladas, picantes y fuertes; estos son algunos de los adjetivos que sirven para describir las odiadas alcaparras. Sí, odiadas (aunque no por todos) y bastante despreciadas en diciembre. Y es que en Navidad, muchos venezolanos las sacan de las deliciosas hallacas para evitar comerlas. Sin embargo, su aroma siempre queda, es tan invasivo que impregna hasta el último “rincón” de cualquier plato.

Pero ¿qué son las alcaparras? flores sin abrir de un arbusto llamado, científicamente, Capparis spinosa. Esta planta se cultiva fácilmente y puede usarse por completo: hojas, frutos (alcaparrones), corteza y raíz. Sus diminutos capullos se consumen desde la antigüedad, y la cocina mediterránea ha sido la que más los ha aprovechado.

Los brotes se recogen y se dejan marchitar en el sol para luego ser colocados en frascos con sal y vinagre. Sirven para condimentar preparaciones, pero más allá de su particular sabor, estos capullitos esconden numerosos beneficios para la salud.

Algunos comparan las alcaparras con las aceitunas. Ciertamente, se parecen en el color y ambas poseen un sabor fragante; pero las alcaparras no solo son más pequeñas, sino que también tienen menos grasa. Además, son bajas en calorías, y ricas en agua y flavonoides (los cuales tienen efectos antioxidantes). También contienen vitaminas como la A (buena para la vista), la K (necesaria para la coagulación) y la C (indispensable para fortalecer nuestro sistema inmunológico).

En las alcaparras podemos encontrar minerales como magnesio, calcio y hierro (este último importante para transportar el oxigeno), además de mucha fibra, indispensable para combatir los problemas de estreñimiento. Un par de estos amargos capullitos favorece la circulación de la sangre, da mucha energía y permite estimular el  apetito.

Asimismo, poseen propiedades antihistamínicas y anticancerígenas, y muchas personas las consumen para aliviar los dolores reumáticos debido a su poder  antinflamatorio. Hay quienes aseguran que son eficaces para calmar los problemas digestivos y que son depurativas.

La planta de las alcaparras es diurética y digestiva, y sirve para proteger el hígado. El extracto de sus flores ha sido utilizado en la elaboración de productos para tratar hemorroides y várices; y algunos estudios afirman que tienen compuestos que previenen la aparición de cataratas en los ojos.

Sin embargo, debido a su alto contenido en sodio, su consumo no es recomendable para aquellos que sufren de hipertensión o que padecen de retención de líquidos. Asimismo, las personas que sufren de úlceras, acidez o gastritis deben evitar comerlas, pues contienen glucosinolatos, una sustancia que puede irritar las mucosas del tracto digestivo.

Con unas pocas alcaparras, podemos resaltar el sabor de cualquier preparación. Solo debemos agregarlas con cuidado; son estupendas para condimentar pescados, guisos y sopas. Utilízalas para preparar una exquisita salsa tártara; disfruta su peculiar sabor y aprovecha todos sus beneficios. No arrugues la cara al probarlas, ¡son ricas!

Por Erika De Paz | IG @ERIKADPS |

Foto: Alcaparras / Shutterstock

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0