Carl Spitzweg: el artista que unió la sátira con óleo y lienzo (+Obras)

Mar 14, 2017 | Arte - Cultura General - Historia

Carl Spitzweg (1808-1885) fue un artista alemán seguidor del romanticismo y especialista en el genre art (pinturas que retratan la vida cotidiana).Comenzó su etapa de pintor luego de sufrir una larga enfermedad, durante el reposo, como pasaba tanto tiempo aburrido comenzó a pintar copias de sus pinturas favoritas.

Las pinturas de Spitzweg se caracterizaban por ser sutiles críticas a la sociedad, su primer trabajo oficial como pintor fue para una revista satírica llamada Fliegenden Blätern. La pintura pasó de ser su hobby a su profesión cuando en 1833 recibió una herencia que lo volvió financieramente independiente.

El pintor autodidacta dedicó su vida a viajar por las principales ciudades de Europa con el propósito de conocer los movimientos artísticos de otras culturas. Sus centros artísticos favoritos eran Bélgica, Inglaterra, Francia, Praga e Italia, donde viajaba con frecuencia en compañía de otros artistas para asistir a inauguraciones de museos y galerías.

En sus pinturas retrata críticas a la clase social más alta, solía plasmarlos sumergidos en mundos fantásticos o totalmente concentrados en algo muy específico con el propósito de mostrar la indiferencia de los personajes con respecto a los problemas políticos, económicos y sociales por los que pasaba Alemania.

El pintor favorito de Hitler

A pesar de no ser un artista mundialmente conocido, Spitzweg fue una figura icónica de Alemania. Uno de sus principales fanáticos fue el presidente Adolf Hitler, se dice que era su artista alemán favorito y que guardaba con recelo unos cuantos cuadros originales del artista.

Cuando la sociedad se enteró de que Hitler era fanático de Spitzweg, los precios de sus cuadros se dispararon casi en un 500%, a raíz de esto surgieron millones de imitadores y falsificadores de cuadros.

Terminó siendo es el artista alemán más plagiado, se encontraron 54 obras falsificadas vendidas como originales en 1920.

Aquí algunas de sus obras más icónicas:

“El Poeta Pobre” (1839) fue su obra más famosa. Retrata la vida de los poetas de la época que vivían en la extrema pobreza.

“El ratón de la biblioteca” (1840): Es una fuerte crítica a las familias adineradas, busca mostrar la indiferencia absoluta que mostraban ante los problemas de la Alemania de la época.

“El Cazador de Mariposas” (1840): Representa una burla a la caza de mariposas que se puso de moda en la Alemania de 1840´s. Las familias adineradas viajaban por el mundo buscando captar los más extraños especímenes para luego jactarse de sus logros.

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando
Con información de: The Famous Artist | EPDLP |