Marco Aurelio, el último de los buenos emperadores (+Frases)

Marco Aurelio fue un filósofo y emperador del Imperio Romano (Antigua Roma) entre 161 y 180, fue el último de los llamados “Cinco Buenos Emperadores” y es considerado una de las figuras más representativas de la filosofía estoica.

Su gobierno estuvo marcado por los conflictos militares en Asia frente a un revitalizado Imperio parto y en Germania Superior frente a las tribus bárbaras asentadas a lo largo del Limes Germanicus, en la Galia y a lo largo del Danubio. Durante el período de su imperio tuvo que hacer frente a una revuelta en las provincias del Este liderada por Avidio Casio a la cual aplastó.

La gran obra de Marco Aurelio, Meditaciones, escrita en griego helenístico durante las campañas de la década de 170, todavía está considerada como un monumento al gobierno perfecto. Se la suele describir como “una obra escrita de manera exquisita y con infinita ternura”

Marco Aurelio nació en la Antigua Roma, un 26 de abril de 121 y fallecido en Vindobona (Viena, Austria) el 17 de marzo de 180.

Estas son algunas de las mejores frases de Marco Aurelio:

«Destruye la queja de “se me ha dañado” y destruido queda el daño.»

«El verdadero modo de vengarse de un enemigo, es no asemejársele.»

«Lo que no es útil para la colmena, no es útil para la abeja.»

«A la piedra arrojada, no le importa caer ni subir.»

«Ten muy presente que los hombres, hagas lo que hagas, siempre serán los mismos.»

«Si no conviene, no lo hagas; si no es verdad, no lo digas. Sé dueño de tus inclinaciones.»

«Realiza cada una de tus acciones como si fuera la última de tu vida.»

«No obres como si fueras a vivir mil años; obra como si el fin estuviera muy cerca.»

«La dulzura, cuando es sincera, es una fuerza invencible.»

«El arte de vivir se asemeja más a la lucha que a la danza.»

«El mundo no es más que transformación, y la vida, opinión solamente.»

«Te embarcaste, surcaste mares, atracaste: ¡desembarca!»