El artista que usa su sangre para crear obras de arte (+ Fotos)

Marc Quinn es un artista británico de 53 años que dedica su vida al arte contemporáneo. Su inspiración artística nace de la necesidad de explicar que siente una persona al vivir en este mundo.

Le interesan las relaciones entre el hombre y la naturaleza, la belleza del hombre y sus deseos y cómo reacciona ante ellos. Su trabajo está profundamente conectado con el paso del tiempo y el arte como un contador de historias.

“Lo más estimulante para mi es el color y la textura. Cuando era niño cree un pato con Marzipan, estaba tan fascinado por el resultado que quería que el pato fuera parte de mí así que me lo comí. Esta sensación de transformar algo que me fascina en una parte de cuerpo fue lo que me impulsó a todo esto.”

Arte hecho son su propia sangre

Uno de los proyectos más ambiciosos del artista es trabajar con su propia sangre como material principal. Las obras son tituladas “Self” y hacen referencia a su propio “yo”. Crea moldes de su rostro con yeso y luego los mezcla con su propia sangre, con el propósito de que se deterioren con el tiempo con la descomposición del tejido, tal como lo haría en la vida real.

Pese a que están congeladas, el artista asegura que hay variaciones constantes en sus obras  y eso es justamente lo que considera fascinante.

 

El proyecto comenzó en 1991 y hasta el momento ha utilizado 22 litros de su sangre (extraídos gradualmente y con la supervisión de un médico). Hasta ahora  cuenta con 4 mascaras faciales de sí mismo que son expuestas en unos cuadrados especiales que las mantienen refrigeradas.

Una de las galerías de arte más famosas de Londres “Saatchi” compró una para su exposición permanente y costó trece mil libras, después la vendieron a un coleccionista estadounidense por un millón y medio de libras.

¿Qué significa cada Self?

Cada Self es una documentación de la cabeza del artista y cómo va envejeciendo cada 5 años. Las series representan para el artista lo que es la vida y cómo va cambiando con el tiempo.

Las esculturas son moldes de su cabeza que contienen 5 litros de su propia sangre comprimidos y congelados hasta permanecer intactos bajo una temperatura de -18°C.

Para Quinn sus retratos “Self” son su máxima representación como artista, “Depende de mi vida para ser creada, están hechas de mi propia sustancia, creo que es la forma de escultura más pura. Esculpir tu cuerpo con tu propio cuerpo”

Uno de los aspectos más característicos e importantes de Self para el artista, es que depende de las circunstancias externas, tal como el cuerpo humano. Necesita una conexión eléctrica ininterrumpida por el hecho de que si la temperatura aumenta la cabeza se disolvería en minutos. “Es una lucha entre tener el control y perderlo, constantemente” explica Quinn.

Aquí tienes fotografías de todas las “Self” que hay hasta el momento: 

La primera la hizo en 1991 y permanece congelada desde entonces.

“Self” -1996.

“Self”- 2001.

“Self”-2006.

“Self” -2011 que es la más reciente.

Las variaciones en las tonalidades de las esculturas se debe a la tecnología de cada una de las neveras de conservación, el artista recientemente diseñó con un conjunto de expertos un cuadrado diseñado para mantener el vidrio sin empañar y la obra lo más intacta posible, sin el granizado ni la nubla característica del frío.

Puedes conocer más sobre este artista aquí

Por Mary Villarroel Sneshko | @Vivodesorpresas  | Culturizando

Con información de: MarcQuinn|

  • Me encanta 0
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0