Anne Rice, la madre de los vampiros atractivos (+Frases)

Oct 04, 2017 | Cultura General - Escritores - Frases

Mucho antes de esta reciente moda de infelices vampiros adolescentes, muy bien peinados y sufriendo por amor, ya Anne Rice experimentaba con la oscuridad gótica del mundo de los vampiros.

Anne Rice – nacida bajo el nombre de Howard Allen O’Brien-, es una escritora estadounidense autora de best-sellers de este tipo de temática, y responsable de grandes historias emblemáticas del mundo de los vampiros.

Entre sus obras más reconocidas están Entrevista con el vampiro (1976), La reina de los condenados (1988), La voz del diablo (1993), La fiesta de todos los santos (1979), donde siempre destacan el amor, la muerte, la inmortalidad, el existencialismo y las condiciones humanas.

Estuvo casada con Stan Rice durante 41 años hasta la muerte de éste en 2002. De sus libros se han vendido cerca de 100 millones de ejemplares, convirtiéndola en una de las escritoras más leídas en el mundo.

Anne Rice nació en Nueva Orleans, Luisiana, Estados Unidos, un 4 de octubre de 1941.

Frases de Anne Rice

“La gente que cesa de creer en Dios o en la bondad todavía suele creer en el demonio. No sé por qué. O sí lo sé: la maldad es siempre posible, la bondad es una dificultad eterna”.

“Somos temerosos de lo que nos hace diferentes.”

“Para escribir algo tienes que correr el riesgo de burlarte de ti mismo.”

“El mal es siempre posible. La bondad es una dificultad.”

“La verdad es que la mayoría de las mujeres son débiles, ya sean mortales o inmortales. Pero cuando son fuertes, son absolutamente imprevisibles.”

“La razón es sólo una cosa creada, impuesta con la fe en el mundo, las estrellas no prometen nada a nadie.”

“Usted tiene una historia dentro que espera para ser escrita.”

“Un escritor no puede saber todo acerca de lo que escribe. Es imposible.”

“Me siento como una extranjera, y siempre me sentiré así. Nunca fui miembro de ningún grupo en particular.”

“Te he dicho que yo no sentía miedo respecto a mi propia muerte, ni siquiera un prejuicio contra el suicidio. Pero sentía inmensa consideración por la vida de los demás.”

“No creo en nada y eso me hace más fuerte de lo que piensas.”

“Hijo, Dios es infinito en su capacidad de misericordia -me dijo-. Díselo a Él de la mejor manera que conozcas y desde el fondo de tu corazón.”

  • Me encanta 1
  • Me divierte 0
  • Me asombra 0
  • Me entristece 0
  • Me enoja 0